Luisa – “Te Amo” de la Creación

by
Mark Mallett

 

"¿Donde esta Dios? ¿Por qué está tan silencioso? ¿Donde esta el?" Casi todas las personas, en algún momento de sus vidas, pronuncian estas palabras. Lo hacemos con mayor frecuencia en el sufrimiento, la enfermedad, la soledad, las pruebas intensas y, probablemente, con mayor frecuencia, en la sequedad de nuestra vida espiritual. Sin embargo, realmente tenemos que responder esas preguntas con una pregunta retórica honesta: "¿A dónde puede ir Dios?" Él está siempre presente, siempre allí, siempre con y entre nosotros, incluso si el sentido de Su presencia es intangible. De alguna manera, Dios es simple y casi siempre disfrazada.

Y ese disfraz es creación sí mismo. No, Dios no es la flor, ni la montaña, ni el río como dirían los panteístas. Más bien, la Sabiduría, la Providencia y el Amor de Dios se expresan en Sus obras.

Ahora bien, si por alegría en la belleza [fuego, o el viento, o el aire veloz, o el círculo de las estrellas, o las grandes aguas, o el sol y la luna] se consideraron dioses, que sepan cuánto más excelente es el Señor que estos; porque la fuente original de la belleza los formó… (Sabiduría 13:1)

Y otra vez:

Desde la creación del mundo, sus atributos invisibles de poder eterno y divinidad han podido ser entendidos y percibidos en lo que ha hecho. (Romanos 1: 20)

Quizás no haya mayor señal de la constancia del amor, la misericordia, la providencia, la bondad y la gracia de Dios que nuestro Sol solar. Un día, Siervo de Dios Luisa Piccarreta estaba reflexionando sobre este cuerpo cósmico que da vida a la tierra y a todas sus criaturas:

Estaba pensando en cómo todas las cosas giran alrededor del Sol: la tierra, nosotros mismos, todas las criaturas, el mar, las plantas, en suma, todo; todos giramos alrededor del sol. Y debido a que giramos alrededor del Sol, estamos iluminados y recibimos su calor. Así derrama sobre todos sus ardientes rayos, y al girar alrededor de él, nosotros y toda la creación disfrutamos de su luz y recibimos parte de los efectos y bienes que contiene el Sol. Ahora bien, ¿cuántos seres no giran alrededor del Divino Sol? Todos lo hacen: todos los Ángeles, los Santos, los hombres y todas las cosas creadas; hasta la Reina Mamá, ¿no tiene acaso la primera vuelta, en la cual, girando rápidamente a su alrededor, absorbe todos los reflejos del Eterno Sol? Ahora, mientras pensaba en esto, mi Divino Jesús se movió en mi interior, y apretándome toda contra Él, me dijo:

Hija mía, justamente este fue el fin por el cual creé al hombre: que siempre girara alrededor de Mí, y Yo, estando en el centro de su rotación como un sol, debía reflejar en él mi Luz, mi Amor, mi Semejanza y toda mi felicidad En cada ronda suya, yo debía darle siempre nuevas alegrías, nueva belleza, flechas ardientes. Antes que el hombre pecara, mi Divinidad no estaba escondida, porque girando alrededor de Mí, era mi reflejo, y por tanto era la pequeña Luz. Así que era como natural que, siendo Yo el gran Sol, la lucecita pudiera recibir los reflejos de mi Luz. Pero, en cuanto pecó, dejó de dar vueltas en torno a Mí; su lucecita se oscureció, se quedó ciego y perdió la luz para poder ver mi Divinidad en su carne mortal, tanto como es capaz una criatura. (14 de septiembre de 1923; Vol. 16)

Por supuesto, se puede decir más sobre el regreso a nuestra condición primordial, a “Vivir en la Divina Voluntad“, etc. Pero el presente propósito es decir… buscar. Mira cómo el Sol es imparcial; cómo da sus rayos vivificantes a todas las personas del planeta, buenas y malas por igual. Se levanta fielmente cada mañana, como para anunciar que todo el pecado, todas las guerras, todas las disfunciones de la humanidad no bastan para desviar su curso. 

El amor constante del SEÑOR nunca cesa; sus misericordias nunca se acaban; Son nuevos cada mañana; grande es tu fidelidad. (Lamentaciones 3:22-23)

Por supuesto, puedes esconderte del sol. Puedes retirarte a la oscuridad del pecado. Pero el Sol permanece, sin embargo, ardiendo, fijo en su curso, decidido a daros su Vida, si no buscáis en su lugar la sombra de otros dioses.

Mientras te escribo, la luz del sol entra a raudales en mi oficina. Con cada rayo, Dios está diciendo, Las quiero. Con su calor, es Dios diciendo te abrazo Con su luz, es Dios diciendo Estoy presente para ti. Y estoy tan feliz porque, no mereciendo este amor, se ofrece de todos modos, como el Sol, derramando sin descanso su vida y poder. Y así es con el resto de la creación. 

Hija mía, pon tu cabeza sobre mi Corazón y descansa, que estás muy cansada. Luego, pasearemos juntos para mostrarte mi "Te amo", esparcida por toda la creación para ti. … Mira el Cielo azul: no hay un punto en él sin el sello de mi "Te amo" para la criatura. Cada estrella y el brillo que forma su corona, está tachonado con mi "Te amo". Cada rayo de sol, extendiéndose hacia la tierra para traer Luz, y cada gota de Luz, lleva mi "Te amo". Y como la Luz invade la tierra, y el hombre la ve, y camina sobre ella, mi "Te amo" le alcanza en los ojos, en la boca, en las manos, y se pone bajo sus pies. El murmullo del mar murmura, “Te amo, te amo, te amo”, y las gotas de agua son otras tantas llaves que, murmurando entre sí, forman las más bellas armonías de mi infinito "Te amo". Las plantas, las hojas, las flores, los frutos, tienen mi "Te amo" impreso en ellos. Toda la Creación trae al hombre mis repetidas "Te amo". Y hombre, ¿cuántos de mis "Te amo" ¿No tiene él impreso en todo su ser? Sus pensamientos están sellados por mi "Te amo"; el latido de su corazón, que late en su pecho con ese misterioso “tic, tic, tic…”, es mi "Te amo", nunca interrumpido, que le dice: "Te amo, te amo, te amo ..." Sus palabras son seguidas por mi "Te amo"; sus movimientos, sus pasos y todo lo demás, contienen mi "Te amo"…Sin embargo, en medio de tantas olas de Amor, no puede levantarse para devolver mi Amor. ¡Qué ingratitud! ¡Qué afligido queda mi Amor! (1 de agosto de 1923, Vol. 16)

Por tanto, no tenemos 'excusa', dice san Pablo, para pretender que Dios no existe o que nos ha abandonado. Sería tan tonto como decir que el Sol no salió hoy. 

Como resultado, no tienen excusa; porque aunque conocían a Dios, no le daban gloria como a Dios, ni le daban gracias. En cambio, se volvieron vanos en su razonamiento, y sus mentes sin sentido fueron oscurecidas. (Romanos 1: 20-21)

Por lo tanto, no importa el sufrimiento que estemos soportando hoy, no importa lo que digan nuestros "sentimientos", volvamos nuestros rostros hacia el Sol, o las estrellas, o el océano, o las hojas que se agitan en el viento... y devolvamos el amor de Dios. "Te amo" con los nuestros "Yo también te amo." Y que este “te amo” en tus labios, si es necesario, sea el momento de comenzando de nuevo, de volver a Dios; de lágrimas de dolor por haberlo dejado, seguidas de lágrimas de paz, sabiendo que Él nunca te ha dejado. 

 

Publicado en De nuestros colaboradores, Luisa Piccarreta, La palabra ahora.