Luz – La ciudad de las luces se extinguirá

Jesús a Luz de María de Bonilla el 24 de julio de 2022:

Amado pueblo mío: os amo, os guío y os recojo como Pastor de las almas. Amado pueblo de Mi Corazón: Vengo con Mi amor para bendeciros y ofreceros Mi Cruz de gloria y majestad. Hijos Míos, sigo sufriendo por cada uno de vosotros: os veo alejaros cada vez más de Mi redil, sumergidos en falsas doctrinas porque no Me reconocéis. Mi pueblo está aceptando lo pecaminoso, falso y vergonzoso; aceptan lo que está mal y se están familiarizando con el mal. ¡Os llamo a la conversión!

Este es el momento preciso para que no os dejéis guiar por vuestros propios intereses, sino por los de Mi Casa. Este es el tiempo de las señales que preceden al Aviso y, sin embargo, Mi pueblo sigue sin examinarse, sin sondearse en sí mismo, sin verse sin máscaras. Mis hijos están actuando fuera de Mi amor. Lejos de las obras y acciones de los verdaderos cristianos, os dejáis atraer por aquellos que, conociéndome, me desprecian, buscando sus propios intereses y no los Míos. La miseria humana les ha llevado a gustar lo pecaminoso, a amar el poder terrenal, a llegar a sumergir en tinieblas a Mi Iglesia ya silenciar a martillazos los altares del Sacrificio Eucarístico.

¡Oh, qué tiempo de dolor! Yo sufro una y otra vez, y Mi pueblo ciego se mira a sí mismo: desprecia la humildad y alimenta con gran arrogancia sus engreídos y mimados “egos”. ¡Os he dado tanto, hijos! ¡Tanto perderéis por la arrogancia hasta que, no encontrando contentamiento ni plenitud espiritual, os postraréis de nuevo ante Mí para que os libere de tanta gangrena que habéis dejado caer sobre lo Mío!  

Oren Pueblo Mío, oren, oren: Mi justicia viene en cuanto a lo Mío.

Oren pueblo Mío, oren: la ciudad de las luces se apagará, su estruendo silenciado, y Mis hijos clamarán.

Oren Pueblo Mío, oren por Argentina: sufrirá, ante el asombro de la humanidad.

Oren Pueblo Mío, oren: la naturaleza actuará con mayor fuerza.

Mis enemigos se levantarán contra Mis hijos. Continuad sin miedo en la fe: Mis legiones angélicas harán huir a los opresores. Pueblo Mío, el orgullo y la necedad humana deben ser desterrados en preparación para ahuyentar los obstáculos que habitan dentro de cada uno de ustedes. Entréguense a Mí sin ofrecer resistencia humana; así seré todo en vosotros y vosotros seréis mi contentamiento. Apresúrense, hijos, desháganse de tantos trapos que les impiden caminar hacia Mí. Sean amor, fraternidad, caridad, perdón, esperanza, y que cada uno de ustedes sea un apoyo para sus hermanos y hermanas.

Obedezcan los Mandamientos, amen los Sacramentos, reconcílíense Conmigo y recíbanme con amor en favor de los que no Me aman. De esta manera, serás Mi contentamiento. Así trabajan y actúan Mis hijos para saborear Mi amor, y que Mi amor sea signo de Mi presencia en vosotros. Te bendigo y te fortalezco. Pueblo Mío, continúen sin miedo sosteniendo Mi mano y la mano de Mi Madre.

Mi Corazón late por cada uno de ustedes. Te amo.

Dios te salve María, pura, concebida sin pecado
Dios te salve María, pura, concebida sin pecado
Dios te salve María, pura, concebida sin pecado 

Comentario de Luz de Maria

Hermanos y hermanas: el amor divino lo abraza todo, impregnando a aquellos que se entregaron a ser más de Cristo y menos del mundo. Esta es una palabra muy profunda; reflexionemos sobre ello una y otra vez. Nuestro Señor Jesucristo nos recuerda que vamos a ser examinados por nuestra propia conciencia. Es necesario seguir preparándonos, arrepentirnos, confesar nuestros pecados y permanecer en un acto constante de reparación y amor, amor y oración. 

Nos llama a dejar atrás los andrajos de la insensatez humana, la soberbia que daña el alma y nos impide vernos tal como somos. Hermanos y hermanas, estos son tiempos urgentes, ya que Nuestro Señor Jesucristo nos dice que este es el momento preciso para que aquellos que no lo han buscado lo busquen. Podemos comprender que es urgente para el ser humano buscar la conversión, buscar ese encuentro personal con Cristo, para ser una criatura en la que habita ese amor divino al que todos estamos llamados.  

Atentos y alertas espiritualmente, mantengámonos así, dadas las palabras divinas que nos dicen que esto es el tiempo de las señales y el cumplimiento. Por eso estamos llamados a prepararnos, porque cada día que pasa nos acerca un día más al Aviso o un día en que podemos ser llamados ante la presencia divina. Hermanos y hermanas, Cristo sufre continuamente, y cada uno de nosotros puede ser un alma de reparación por el dolor de nuestro amado Señor Jesucristo. ¡Estemos atentos, no sea que seamos presa del mal que se levanta contra la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo y contra el cuerpo místico de Cristo! ¡Estemos atentos, como el altar del Sacrificio Eucarístico ha sido golpeado por aquellos que conocen a Cristo, pero que quieren poseer la Iglesia de Cristo!  

Hermanos y hermanas, la purificación del género humano es necesaria, como nos ha dicho Nuestro Señor, pero recordemos que en medio de la purificación siempre queda la asistencia divina. Esa asistencia con la que el pueblo de Dios ha ido y seguirá adelante hasta la consumación de los tiempos. La Iglesia puede ser golpeada, pero permanece, como permanece Cristo.  

Amén.  

Publicado en Luz de María de Bonilla, Mensajes.