Valeria - El tiempo apremia

“Tu Madre del Consuelo” a Valeria Copponi el 9 de diciembre de 2020:

Hija mía, estoy contigo: tus dolores también son míos; ayúdame, porque también para Mí estos dolores son cada día más insoportables. ¡Cuántos niños me hacen daño! Puedes entenderme, están tratando de destruirme, pero también tengo hijos como tú que comparten mi terrible malestar. Ora, hija, y luego [exhorta] a la gente [a] orar: estos son días terribles; Mi Hijo está sufriendo mucho más que cuando estaba colgado en la cruz. (1) No puedes entender cuántas víctimas está reclamando Satanás; les da lo que quieren, pero antes de que puedan disfrutar de estos beneficios, los destruye, haciéndolos suyos inmediatamente. Ore, porque el tiempo apremia y no veo muchas conversiones. Hijitos míos, los necesito ahora más que nunca. Ofréceme todos tus problemas, se los llevaré a Jesús y Él mismo te dará la fuerza para superar hasta las pruebas más dolorosas. Hace tiempo que sabías lo que tenía que pasar, pero ahora que has perdido tu libertad, te das cuenta de que lo que te dijimos de antemano se está cumpliendo. No te rindas: sé fuerte, porque Jesús no te deja solo ni por un momento. Ora y ayuna: solo así podrás ayudar a muchos de tus hermanos y hermanas que están cayendo al abismo. Te ruego que sigas ofreciéndome todos tus dolores y se los llevaré a Jesús, quien los ofrecerá a su Padre por todos los pecados que se cometen diariamente en la tierra. Tenga la seguridad de que su victoria llegará cuando menos lo espere. Oremos, alabemos al Espíritu Santo que te protege en cada momento del día. Te abrazo y te bendigo.
 
 
Versión para imprimir, PDF y correo electrónico

 

 

Notas a pie de página

  1. En la medida en que los sufrimientos de Cristo pueden, en cierto sentido, considerarse que aumentan en proporción a la pecaminosidad del mundo, y el mundo es más pecador hoy que nunca.[]
Publicado en Mensajes, Valeria Copponi.